Se encuentra usted aquí

Productos de limpieza

Productos de limpieza que ensucian químicamente

Los productos de limpieza son una importante fuente de entrada de tóxicos en nuestra casa que podemos acabar respirando o exponernos a ellas por otras vías. Debemos reflexionar sobre la necesidad real de usar una amplia gama de productos de limpieza fuertes, como si existiera la necesidad de esterilizar el hogar como un quirófano. Y reparar en que al limpiar la casa, si no tenemos en cuenta algunas cosas, podemos ensuciarla químicamente. Debemos tener en cuenta el complejo cóctel químico que hacemos al utilizar varios productos diferentes: multiusos, limpia suelos, limpia cristales, abrillantadores de muebles, desengrasantes, limpia hornos, limpia inodoros, quitamanchas, etc.

Más allá de los riesgos más evidentes, como el de las intoxicaciones agudas, los productos de limpieza pueden entrañar otros riesgos más sutiles, pero no menos importantes. Entre las sustancias que pueden contener o generarse por su uso se cuentan algunas asociadas al asma y problemas respiratorios o que pueden ser irritantes, neurotóxicas, alergénicas, sensibilizantes, alteradoras hormonales, causantes de anomalías congénitas o cancerígenas, entre otras cosas.

Oler a química no es oler a “limpio”

El marketing de los últimos años nos ha llevado asociar la limpieza con un olor determinado (normalmente derivado del uso de fragancias sintéticas). Oler a química fuerte no es oler a limpio. Es más, en más de un caso, algunas de las sustancias asociadas a dichos olores pueden ser perjudiciales, ensuciando químicamente nuestro entorno. 

Los sprays

Con carácter general los sprays pueden contener sustancias conflictivas tales como disolventes, entre los que se cuentan determinados hidrocarburos preocupantes. El hecho de que generen aerosoles fácilmente respirables incrementa el riesgo de que las sustancias perjudiciales puedan afectar a nuestra salud. Esa es la razón por la que diversas investigaciones científicas han asociado incrementos de una serie de enfermedades, como el asma, con el uso de estos productos. La contribución de este tipo de productos a la polución de los espacios cerrados puede ser muy importante y a la hora de contemplarla no debemos fijarnos solo en los principios activos sino en muchas otras sustancias que pueden ser añadidas con diversos fines (disolventes, propelentes, conservantes, fragancias…) y que suelene esconderse en las etiquetas tras la vaga denominación de componentes “inertes”.

Detergentes 

En general, la preocupación acerca del contenido químico de los detergentes ha estado centrada en su efectos sobre el medio ambiente. Sin embargo, detergentes, suavizantes y otros productos que se usan sobre la ropa, también pueden afectar a la salud humana. Entre las sustancias sospechosas cabe citar fragancias sintéticas de uso muy común o los ftalatos. O incluso algunos compuestos integrados como blanqueadores ópticos que crean la ilusión de que la ropa está más limpia. Si pensamos en un suavizante, puede contener tolueno, xileno, estireno, timol, fenol, etc. Sustancias que, en algunos casos, pueden causar irritación o incluso favorecer el desarrollo de tumores. Un aspecto singular con el que hay que tener cautela es con la limpieza en seco en la que pueden utilizarse disolventes muy problemáticos. 

Limpiar sin ensuciar químicamente

Para reducir la carga tóxica del derivada del uso de productos de la limpieza podemos adoptar tres tácticas:

1. Seguir usando productos convencionales pero más racionalmente. Aunque no es lo mejor que puede hacerse, una primera opción es no usar tantos productos diferentes en casa, sino solo los que nos parezcan realmente esenciales. De ese modo simplificaremos algo el cóctel químico que podemos crear en el interior de la casa. También, utilizarlos en cantidades menores.

2. Usar productos ecológicos. Debemos tener presente que no todo lo que dice “ecológico” lo es necesariamente. Conviene documentarse bien sobre los productos y conocer las exigencias de los distintos etiquetados ecológicos.

3. Soluciones caseras. Hay muchos "remedios de la abuela" que podemos utilizar para realizar la limpieza de la casa. Se basan en sustancias como vinagre blanco o de manzana, bicarbonato sódico, limón o bórax.

 

 Para más información: 
 
 Web Hogar sin tóxicos - Productos de limpieza 
 Descárgate gratis el libro Hogar sin tóxicos 
 Programa gratuito de reducción de contaninantes en tu hogar 
 Hazte formador de Salud Ambiental en la Escuela

 

Sustancias relacionadas

No se encontraron resultados.