Se encuentra usted aquí

SALUD AMBIENTAL EN LA ESCUELA, UN PROYECTO ENMARCADO EN LA CAMPAÑA DE ACCIÓN DE LOS OBJETIVOS DE DESARROLLO SOSTENIBLE DE LA ONU

26/12/2018

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), también conocidos como Objetivos Mundiales, son un llamamiento universal a la adopción de medidas para poner fin a la pobreza, proteger el planeta y garantizar que todas las personas gocen de paz y prosperidad.  Después de varios años de intensas negociaciones, los 193 Estados Miembros de las Naciones Unidas se reunieron en septiembre de 2015, en Nueva York, para aprobar el nuevo marco mundial sobre desarrollo: la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, con metas específicas que deben alcanzarse en 2030, y que solo podrán lograrse a través de alianzas entre actores tradicionales y no tradicionales, incluyendo gobiernos, sociedad civil, sector empresarial y ONU.

Estos 17 Objetivos, interrelacionados entre sí, se basan en los logros de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, aunque incluyen nuevas áreas como el cambio climático, la desigualdad económica, la innovación, el consumo sostenible y la paz y la justicia, entre otras prioridades. 

El proyecto Salud Ambiental en la Escuela, iniciativa de la Fundación Vivo Sano, apoya indirectamente la Campaña de Acción para la consecución de los ODS de las Naciones Unidas ya que a través del desarrollo de su programa educativo favorece la sensibilización ciudadana para lograr las metas propuestas por los Objetivos de Desarrollo Sostenible para el año 2030.

En general, las diferentes acciones del programa Salud Ambiental en la Escuela contribuyen al logro de la práctica totalidad de los ODS, si bien, nuestras líneas de actuación están directamente vinculadas a los siguientes Objetivos de Desarrollo Sostenible:

 

  • Objetivo 3. SALUD Y BIENESTAR. Garantizar una vida sana y promover el bienestar para todos en todas las edades.

Para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible es fundamental garantizar una vida saludable y promover el bienestar universal.

En concreto, la meta nº 3.9 de este ODS hace referencia a “reducir sustancialmente el número de muertes y enfermedades producidas por productos químicos peligrosos y la contaminación del aire, agua y suelo, para 2030”.

Para el logro de este objetivo, Salud Ambiental en la Escuela desarrolla una importante labor de información y concienciación a niños, niñas y adolescentes, principalmente, a través de nuestro programa de talleres escolares, pero también, por extensión, a sus familias y a la comunidad educativa, e incluso al público adulto a través de nuestras charlas y nuestro curso gratuito en Salud Ambiental.

Salud Ambiental en la Escuela es un programa de educación innovador en nuestro país que informa y sensibiliza acerca de cómo influye el entorno en nuestra salud favoreciendo el desarrollo de hábitos saludables prolongados en el tiempo. Nuestro proyecto educativo trabaja una visión amplia de la contaminación ambiental y sus consecuencias, incluyendo no solo a la flora, fauna y el medio natural, sino contemplando, además, los efectos directos que los tóxicos ambientales, presentes en diferentes productos de nuestra vida cotidiana (alimentación, cosmética, dispositivos electrónicos, pesticidas domésticos, etc.), pueden causar en la salud de las personas, e incluso en mayor medida en la salud de niños y niñas.

Todas las actividades de nuestro proyecto Salud Ambiental en la Escuela están orientadas a cumplir, fundamentalmente, esta meta nº 3.9 de este Objetivo de Desarrollo Sostenible, esto es, mejorar la salud de las personas, reduciendo las enfermedades dependientes del entorno a través de la adopción de hábitos saludables de forma continuada.

No obstante, entre todas nuestras actividades, el taller “Juego de detectives” se enfoca prioritariamente al cumplimiento de este ODS. En este taller lúdico-práctico los niños y niñas de primaria aprenden mientras juegan cómo el entorno en el que vivimos puede afectar a nuestra salud. Descubren a los “sospechosos ambientales” (como se llama en el taller a ciertas sustancias de riesgo), que pueden llegar a nosotros a través del aire que respiramos, de lo que ponemos en nuestra piel, de lo que comemos o bebemos o  de productos que manipulamos en el día a día. Conociendo y evitando estas sustancias perjudiciales para la salud, los niños y niñas estarán mejorando su bienestar y, sobre todo, invirtiendo en su futura salud y el cuidado del planeta.

 

  • Objetivo 4. EDUCACIÓN DE CALIDAD. Garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad para promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos.

La educación es la base para mejorar nuestra vida y el desarrollo sostenible.

La meta nº 4.7 de este ODS hace referencia a “De aquí a 2030, asegurar que todos los alumnos adquieran los conocimientos teóricos y prácticos necesarios para promover el desarrollo sostenible, entre otras cosas mediante la educación para el desarrollo sostenible y los estilos de vida sostenibles…”.

Una de las vías más eficaces para hacer llegar la información, de forma comprensible, a la ciudadanía es a través de las actividades de educación y sensibilización ambiental, que son la base de nuestro programa educativo Salud Ambiental en la Escuela. 

Consideramos que una educación de calidad debe incluir materias tan importantes para el crecimiento en valores y el bienestar de una persona como el medio ambiente y la salud. Al fin y al cabo, con nuestras acciones cotidianas influimos sobre todo el medio que nos rodea, incluyendo nuestra salud, la sociedad en la que vivimos y la economía en la que participamos. Hasta ahora, estas áreas temáticas se trabajan de forma transversal en los colegios, pero creemos que no de forma suficiente, por lo que los currículos educativos deben complementarse con otras actividades, como las desarrolladas por Salud Ambiental en la Escuela, que refuercen la concienciación de los más pequeños sobre el necesario cuidado del medio ambiente y la protección de su salud.

 

 Hay que tener en cuenta que los  niños y niñas tienen una gran capacidad de aprendizaje y son la base de la sociedad, por lo que los cambios aplicados en esta etapa repercutirán en todo el conjunto. 

Además, ambas materias, el medio ambiente y la salud, podrían catalogarse como disciplinas de educación para la vida, por lo que consideramos que la concienciación no debe finalizar en las escuelas. Por ello, nuestro programa educativo también extiende la oportunidad de aprendizaje al público adulto a través de diferentes opciones de información y formación.

 

  • Objetivo 11. CIUDADES Y COMUNIDADES SOSTENIBLES. Lograr que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles.

En los últimos decenios, el mundo ha experimentado un crecimiento urbano sin precedentes. 

Algunos datos importantes para mostrar la presión que están ejerciendo las ciudades sobre el medio ambiente y la salud de las personas son los siguientes:

- Las ciudades del mundo ocupan solo el 3º de la tierra, pero representan entre el 60% y el 80% del consumo de energía y el 75% de las emisiones de carbono. 

- La rápida urbanización está ejerciendo presión sobre los suministros de agua dulce, las aguas residuales, el entorno de vida y la salud pública.

- Uno de los problemas más importantes en las ciudades es la contaminación atmosférica. Desde 2016, el 90% de los habitantes de las ciudades respiraba aire que no cumplía las normas de seguridad establecidas por la OMS, lo que provocó un total de 4,2 millones de muertes debido a la contaminación atmosférica. Más de la mitad de la población urbana mundial estuvo expuesta a niveles de contaminación del aire al menos 2,5 veces más altos que el estándar de seguridad. 

La meta nº 11.6 de este ODS hace referencia a “De aquí a 2030, reducir el impacto ambiental negativo per cápita de las ciudades, incluso prestando especial atención a la calidad del aire y la gestión de los desechos municipales y de otro tipo”.

Y la meta nº 11.7 de este ODS hace referencia a “De aquí a 2030, proporcionar acceso universal a zonas verdes y espacios públicos seguros, inclusivos y accesibles, en particular para las mujeres y los niños, las personas de edad y las personas con discapacidad”.

 

Nuestro programa educativo, Salud Ambiental en la Escuela, a través de sus actividades de sensibilización a niños/as y mayores, promueve la adopción de hábitos saludables y sostenibles que abarcan, entre otros aspectos, el cuidado del medio ambiente, la reducción de la contaminación del entorno, el consumo responsable de todos los recursos que nos aporta la tierra, la movilidad sostenible, el fomento de la alimentación saludable y responsable con el medio, etc.

Gracias a esta labor, nos estaremos acercando un poco más a que las ciudades donde desarrollamos nuestro programa educativo vayan consiguiendo, poco a poco, ser más seguras, sostenibles y saludables.  

 

  • Objetivo 12. PRODUCCIÓN Y CONSUMO RESPONSABLES. Garantizar modalidades de consumo y producción sostenibles.

 

En la actualidad, el consumo de materiales de los recursos naturales está aumentando, particularmente en Asia oriental. Asimismo, los países continúan abordando los desafíos relacionados con la contaminación del aire, el agua y el suelo. El objetivo del consumo y la producción sostenibles es hacer más y mejores cosas con menos recursos, logrando al mismo tiempo una mejor calidad de vida.

Es fundamental la sensibilización de los consumidores mediante la educación sobre los modos de vida sostenibles, facilitándoles información adecuada a través del etiquetaje y las normas de uso, entre otros.

Además del aumento de la contaminación del agua y del aire, así como los impactos por el consumo de energía de las diferentes actividades económicas y de los hogares, algunos datos destacables de este objetivo, relacionados más directamente con el contenido de nuestro programa educativo son:

- Si bien los impactos ambientales más graves en los alimentos se producen en la fase de producción (agricultura y procesamiento de alimentos), los hogares influyen en estos impactos a través de sus hábitos y elecciones dietéticas. Esto, en consecuencia, afecta al medio ambiente a través del consumo de energía relacionada con los alimentos y la generación de residuos.

- 2000 millones de personas en todo el mundo tiene sobrepeso o son obesas.

- La degradación de la tierra, la disminución de la fertilidad del suelo, el uso insostenible del agua, la sobrepesca y la degradación del medio marino están disminuyendo la capacidad de la base de recursos naturales para suministrar alimentos.

La meta nº 12.4 de este ODS indica “De aquí a 2020, lograr la gestión ecológicamente racional de los productos químicos y de todos los desechos a lo largo de su ciclo de vida, de conformidad con los marcos internacionales convenidos, y reducir significativamente su liberación a la atmósfera, el agua y el suelo a fin de minimizar sus efectos adversos en la salud humana y el medio ambiente”.

Y la meta nº 12.8 de este ODS hace referencia a “De aquí a 2030, asegurar que las personas de todo el mundo tengan la información y los conocimientos pertinentes para el desarrollo sostenible y los estilos de vida en armonía con la naturaleza”.

 

En este sentido, todas las actividades de nuestro proyecto Salud Ambiental en la Escuela están orientadas a cumplir en gran medida la meta nº 12.8 de este Objetivo de Desarrollo Sostenible, esto es, el proporcionar información y sensibilizar a la población acerca del necesario desarrollo sostenible y saludable que debe alcanzarse a corto-medio plazo si no queremos lamentar las consecuencias sobre el medio ambiente y la salud de los ecosistemas y las personas.

Concretamente, en dos de nuestros talleres se conciencia específicamente sobre la adquisición de pautas de consumo responsable con el medio ambiente y consumo saludable para las personas.

En nuestro taller “Nuestras cosas: ¿De dónde vienen y a dónde van?” se trabaja con los más pequeños el ciclo de producción y consumo mostrándoles los efectos que todas las acciones del hombre tienen sobre el medio ambiente y, por extensión, en la salud de la población.

Y, por otro lado, la actividad “¿Qué nos cuentan las etiquetas?”, que desarrollamos con adolescentes y adultos, hace reflexionar a los participantes sobre su papel como consumidores y en ella se proponen soluciones y pautas básicas para un consumo más responsable y saludable.

Con el fin de alcanzar la meta nº 12.4 promovemos en todos nuestros talleres la reducción del uso de productos tóxicos en nuestra vida diaria, tanto alimentos como productos cosméticos, productos de limpieza, etc. 

Además, y más en concreto sobre las fases de producción y procesado de alimentos, cuyos impactos sobre el medio ambiente son especialmente graves, fomentamos, a través de nuestras diferentes actividades de sensibilización una alimentación saludable y sostenible (sin pesticidas, priorizando la agricultura y ganadería extensiva y el consumo de productos de temporada y proximidad, así como alimentos ecológicos).

 

  • Objetivo 13. ACCIÓN POR EL CLIMA. Adoptar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos.

 

El cambio climático afecta a todos los países en todos los continentes, produciendo un impacto negativo en su economía, la vida de las personas y las comunidades. En un futuro se prevé que las consecuencias serán peores.

Entre las metas de este ODS, está la nº 13.3, que habla de “Mejorar la educación, la sensibilización y la capacidad humana e institucional respecto de la mitigación del cambio climático, la adaptación a él, la reducción de sus efectos y la alerta temprana”.

En general, todos los consejos de sensibilización transmitidos en nuestros talleres van enfocados a lograr una vida más sostenible y saludable lo que repercutirá de forma directa o indirecta en acciones para minimizar el  cambio climático y mitigar sus efectos. 

Nuestro taller “Nuestras cosas: ¿De dónde vienen y a dónde van?”, por trabajar una idea más global de la relación entre acciones del hombre y sus impactos sobre el medio ambiente, podría decirse que es la actividad que apuesta, en mayor medida, por alcanzar este ODS de “Acción por el clima”.